Salvador Rueda (Málaga, 1857 1933)

Mi Patria, 1901

Riberas desde Nerja hasta Estepona,
costas que encierran mi niñez, mi vida:
¡con qué esplendor en vuestra mar bruñida
destrenza el sol la luz de su corona!

Un himno grande nuestra tierra entona
que recogí en el alma estremecida
viendo el tumbo del agua sacudida
que en las peñas sus lirios desmorona.

Todo es en ti soberbio, patria amante;
sobre tu costa, el cielo rutilante
de luz se ornó más puro y más bendito.

Y las ondas que elevas y desmayas
cantan a Dios rodando por las playas
como un tropel de lenguas infinito.

© F. J. Albertos